POR QUÉ LOS NIÑOS DEBEN HACER AIKIDO

El ejercicio regular favorece el buen desarrollo físico y mental de los niños. Les ayuda a integrarse más socialmente y a adquirir unos valores fundamentales, además de colaborar en el correcto desarrollo de sus huesos y músculos.

Beneficios demostrados :

  1. Introduce al niño en la sociedad.
  2. Le enseña a seguir reglas.
  3. Le ayuda a abrirse a los demás y superar la timidez.
  4. Frena sus impulsos excesivos.
  5. Fomentará en el niño la necesidad de colaborar por encima del individualismo
  6. Le hará reconocer, aceptar y respetar que existe alguien que sabe más que él.
  7. Produce un aumento generalizado del movimiento coordinado.
  8. Aumenta sus posibilidades motoras.
  9. Favorece el crecimiento de sus huesos y sus músculos.
  10. Puede corregir posibles defectos físicos.
  11. Potencia la creación y regularización de hábitos.
  12. Desarrolla su placer por el movimiento y el ejercicio.
  13. Estimula la higiene y la salud.
  14. Le enseña a tener ciertas responsabilidades.

¿QUÉ PUEDE APORTARLES EL AIKIDO?

El Aikido es un Arte Marcial muy aconsejable para los niños, pues a esas tempranas edades su formación y comprensión marcaran casi con toda probabilidad su futuro como ser humano. La práctica del Aikido es de carácter formativo en su totalidad, en Aikido no se conciben combates donde el objetivo sea el vencer al adversario, la filosofía del Aikido es buscar la armonía personal para trasladarla al universo donde vivimos. No hay competiciones y por lo tanto no hay campeones, esto facilita que los practicantes no busquen como objetivo el vencer al contrario, sino el mejorarse y perfeccionarse como ser humano, y así poder alcanzar una mejor autoestima personal.

En Aikido, sus clases requieren de un ejercicio físico que como es sabido por todos es fundamental para su desarrollo, pero es un ejercicio físico que no peca de exceso ni por defecto, como algunos deportes cuyo fin es el máximo rendimiento físico.

El hecho de desarrollar un ejercicio físico está incidiendo notablemente en su salud, y debido a las características de este Arte Marcial que trabaja por igual el lado derecho del cuerpo como el lado izquierdo, contribuirá a formarle sin ningún tipo de disfunción psicomotriz y aprenderá a comprender el movimiento natural de todas las partes de su cuerpo.

Otro notable e inmediato beneficio con esta práctica es también la ejercitación de los movimientos de coordinación y respiración, merced a una auto-disciplina de nuestra mente, adquiridas a un ritmo y una profundidad adecuada, lo que nos permitirá liberarnos de toda presión exterior y poder conseguir un mejor aprovechamiento de las energías que encierra nuestro organismo. Podríamos continuar nombrando y desarrollando los beneficios que con la práctica del Aikido adquirirá un practicante pero resaltaría una de las facetas que en la actualidad se están olvidando y que el Aikido considera de vital importancia. “El individuo como parte integrante de una sociedad con la que debe armonizarse y relacionarse.”

En Aikido se le enseña la importancia de los valores humanos tales como el respeto, la humildad, serenidad, comprensión, tolerancia, etc.; Se le enseñara que forma parte de un universo y como parte integrante de la naturaleza, la amara y protegerá.

En la práctica que siempre se realiza por parejas se le enseña a no defenderse con intención de causar daño, si no por el contrario, controlar la situación de manera que no resulte agredido al tiempo que inmoviliza al contrario sin lastimarle de manera que pueda darse cuenta del error de la violencia.
No se trata en Aikido, de saber quién vence a quién, sino de aprender a realizar los movimientos correctamente, todo esto va a formar en el espíritu del practicante un carácter respetuoso y tolerante no solo con los demás, si no y lo que es también muy importante con su propia persona, en definitiva conseguir una personalidad más humanista.

En un mundo tan altamente violento y competitivo como el nuestro, donde los niños están expuestos constantemente a peligros como la delincuencia, la droga que se encuentra muy cerca de sus propios colegios, la violencia que observa todos los días etc.; la práctica del Aikido que carece de competición y no sólo está en contra de toda violencia sino que es un trabajador activo del camino de la Paz como único camino para el ser humano, apoya el esfuerzo individual y fortalece la personalidad solo por el hecho de mejorar día a día, sin tener que hacerlo mejor que otro, sin comparaciones con nadie, pues cada uno de nosotros es único e irrepetible, de esta forma se consigue anular el sentimiento de la comparación tan poco aconsejable para los niños.

El practicar con niños de diferentes edades, formación cultural y ambientes va a formar en el niño una personalidad abierta a todas las circunstancias y una forma de reaccionar ante las mismas muy distinta, siendo más abierto y tolerante con los diferentes puntos de vista que se encontrará a lo largo de su vida, todo ello gracias a un entrenamiento humano y continuado.

El Aikido es una forma óptima de evitar y superar los complejos, mejorar las relaciones con sus familiares y amigos, en definitiva con todo su entorno, mostrando en consecuencia una mejor actitud frente a las circunstancias adversas que se le presentaran y a un mejor desenvolvimiento en su vida social.

En consecuencia, además de mejorar el sistema físico y somático (armonía entre cuerpo y mente), lograr una constitución más fuerte y desarrollada del organismo en todas sus facetas, el Aikido acaba formando una personalidad distinta, segura de sí misma, afable con todos y enemigo de disputas de cualquier tipo.
Será un ser humano integrado con todo su entorno, con la serenidad que produce la estima y confianza en uno mismo.

AQUÍ SE PODRÍA HACER UNA DEMOSTRACIÓN MUY SIMPLE Y SUAVE DE CÓMO EVITAR UNA AGRESIÓN CON EL AIKIDO, EN COMPARACIÓN CON UNA RESPUESTA AGRESIVA Y DESCONTROLADA

EVIDENCIAS CIENTÍFICAS DE LOS BENEFICIOS DEL DEPORTE EN NIÑOS

Psicólogos, pedagogos, sociólogos y educadores físicos vienen destacando el valor educativo del deporte para el desarrollo psicosocial del individuo y como medio de integración social y cultural. Quienes defienden este planteamiento, consideran el deporte como una herramienta apropiada para enseñar a todos, pero sobre todo a los más jóvenes, virtudes y cualidades positivas como justicia, lealtad, afán de superación, convivencia, respeto, compañerismo, trabajo en equipo, disciplina, responsabilidad, conformidad y otras (Cruz, 2004; Gutiérrez, 1994, 1995, 2003; Kleiber y Roberts, 1981; Sage, 1998)

El desarrollo temprano de prácticas
saludables parece ser primordial tanto para
la salud infantil como para la calidad de
vida de los adultos. Numerosos investigadores
han indicado que los patrones de
conducta de actividad física se establecen
tempranamente en la vida de los jóvenes.
Es del todo importante que los jóvenes se
impliquen en programas de práctica física
porque la vida sedentaria muy pronto fijará
en ellos los esquemas para adoptar una
vida también inactiva en su etapa adulta,
argumento poderoso por el que deben
promocionarse tanto el deporte como la
educación física en las escuelas (Corbin,
Dale y Pangrazy, 1999).

Stephens (1988), en un análisis de amplias investigaciones con población norteamericana, concluyó que el nivel de actividad física estaba positivamente relacionado con el humor, bienestar general y bajos niveles de depresión y ansiedad.

Como un aspecto importante de la salud mental, investigadores y educadores vienen prestando cada vez mayor atencióna la autoestima (Biddle, 1993b). En este sentido, Gruber (1986), en una revisión sobre la actividad física y el desarrollo de la autoestima en niños, encontró evidencias de una repercusión positiva del ejercicio sobre esta variable.

Castillo (1995), resumiendo la información procedente de diferentes publicaciones informa que la investigación desarrollada sobre las posibles repercusiones de la práctica físico-deportiva ha ofrecido los siguientes resultados:

La actividad física está relacionada
positivamente con la salud, de tal
manera que varios tipos de actividad
física son efectivos para mejorar los
aspectos mentales, sociales y físicos
de las personas;

La actividad física parece estar relacionada
con otras conductas de
salud tales como los hábitos de
fumar, la alimentación y la higiene,
por lo que aumentando la práctica
de actividad física, se podría influir
en otros hábitos relacionados con la
salud;

Los años escolares representan un
período crítico en el desarrollo de
hábitos de práctica de actividad física
y deportiva.

FacebookTwitterGoogle+PinterestVKTumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *