EL ÚLTIMO MENSAJE DE CHIBA SENSEI A LOS AIKIDOKAS

“Aikido, en esencia, es muy frágil. Puede ser olvidado, puede ser destruido y puede ser diluido por la ignorancia y la autocomplacencia.” Chiba Sensei

Transcripción y traducción del vídeo (realizado por Musubi Badalona) más abajo.

– Sensei, ¿Lleva su sombrero de filosofo puesto?

– OK, estoy listo.

– Esta grabación es para la posterioridad. ¿Cuál es el mensaje más esencial, el mensaje más importante quizás, que tiene no sólo para sus alumnos pasados y presentes sino también para los futuros? ¿Qué es lo más importante que le gustaría que cualquiera de nosotros se quedara de su Aikido y sus enseñanzas?

– Bueno, ya sabéis que he estado pensando en ello durante mucho tiempo… lo que significa estar jubilado. Y lo estoy mordiendo, masticando y tratando de digerirlo. Pero no sé qué implica estarlo exactamente.
Todavía, sigo perdido en esa sensación de jubilado. Creo que con el tiempo, se convertirá en un proceso natural, por eso, no estoy preocupado por ello. Aun así, estoy algo…un poco perdido.

Mi mensaje para los futuros aikidokas, o practicantes del presente, es que mantengáis vuestro Shoshin. Shoshin es la mente de los principiantes. Shoshin es, si puedo decirlo, mente limpia. Mente en blanco, no preconcebida. Cuando sea que entréis en el tatami; pero no necesariamente en el tatami, dado que el tatami es allí donde es expresado nuestro centro de entrenamiento, yo digo en el tatami, vosotros, debéis aclarar cuál es vuestra propia motivación, directamente desde el fondo ordenar (limpiar) y purificar. Sentarse y esperar instrucciones con mente abierta. Esto tiene que ser llevado a cabo de forma continua a lo largo de vuestra vida de Aikidokas. Sea cual sea el nivel al que podáis llegar, esto realmente no supone ninguna diferencia. Id siempre hasta el fondo con el corazón y comprobad vuestro Shoshin todo el tiempo.

– Esa es la palabra que me gusta. Shoshin

Sensei, podría hablar un poco sobre el proceso. Hemos hablado sobre ello antes que los niveles de conciencia y del presente, para que la gente pueda tener una idea sobre el camino de la mente del principiante. Como me lo dijo a mí, para aclarar el funcionamiento de los pilares. Podría hablar un poco más sobre esto? Sobre el alcance de Shoshin o su recuperación?

– Bueno, todo ha de ser orientado desde Shoshin, hacia arriba. Y lo que mantiene desde abajo, es un fuerte fundamento de Shoshin. Es una especie de historia de amor. Comprometiéndoos, a tal forma a la disciplina a lo largo de vuestra vida, es de hecho una historia de amor. Se puede convertir en odio, enfado y frustración, como en una relación humana. Como entre una mujer y un hombre. Sin embargo, es una noción de afecto fuerte. Y esto es lo que quiero que vosotros mantengáis.

Aikido, en esencia, es muy frágil. Puede ser olvidado, puede ser destruido y puede ser diluido por la ignorancia y la autocomplacencia.

En especial, tengo un mensaje para los profesores. Nosotros, los profesores, hemos de tomar precauciones, medidas, para preservar nuestro arte muy cuidadosamente. Aikido, en sí mismo, como un arte, no tienen ninguna forma de protegerse. Eso, le ha de ser proporcionado. A eso es a lo que me refiero con ser afectuoso. A esto a es lo que me refiero con historia de amor. Cuidar de este, muy frágil y sensible arte que requiere protección. Esto, es lo que yo creo.

– Me acuerdo cuando usted hablaba sobre su historia de amor con el Aikido, habla de ella como de princesa. Es una buena manera de llamarlo. La historia de la princesa. Y eso es algo que realmente ha impresionado, especialmente (viniendo) de los profesores mayores, quienes conoces esta historia muy bien. Como Mike Flynn. Él entendió cuando estuvimos hablando de ello. Puede describir su relación? O es demasiado personal?

– No, no. Eso es todo mi corazón, el núcleo de mi corazón hacia el Aikido. Esto es lo que me mantiene como Aikidoka. Ya sabéis, cuando fui joven, a los 18, me había enamorado de una princesa. Y así es como empezó mi historia de amor. Ella está fuera de mi alcance, no tengo ningún modo de alcanzarla, para expresarle mis sentimientos, o acercarse a ella, o incluso de mantenerla. Agarrarla, para que sea mía, para mi satisfacción. De ningún modo. Está demasiado lejos, detrás de seda algodón. Ella es la princesa de mi camino. Por lo tanto, decidí ser (Aikidoka). Bueno, ella es inalcanzable para mí, pero mi amor es puro y eterno. Así que decidí que seré el capitán de la Guardia Real. Voy a protegerla. Esto, es lo que me pasó en los últimos 50 años. He estado viviendo mi propia historia de amor y ocupándome de mi misión de ser capitán de la Guardia Real de mi princesa.

Una vez, realmente hace mucho tiempo, enseñé en un Summer Camp celebrado en Gran Britania por encima de la bebida, por encima del vino, les conté esta historia a mis estudiantes mayores y gradualmente la historia empezó a extenderse, fue muy dinámico ser el capitán de la Guardia Real.
Tengo que ser muy obediente al sistema y la estructura. Pero no lo fui. Fui un mal capitán, me rebelé contra la autoridad muchas veces. De aquí para allí. Pero ella nunca abandonó mi corazón. Sigue ahí. Eso es todo. Eso es lo que pretendía decir con: Aikido no tiene sus propios medios para protegerse. Es frágil, noble, sensible y precioso. Tenéis que proporcionarle protección. Y yo soy el capitán para esta compañía.

– Ha entrenado usted a muchos soldados. Muchos, muchos alrededor de todo el Mundo.

– Sí, lo sé. Y el mayor privilegio que yo siento sobre mi carrera siendo Aikidoka profesional es que conocí a tanta gente excelente. Por supuesto, esto tiene algo que ver con el poder del Aikido. He hecho Judo, he hecho Karate, Kyudo, Iaido, etc. Pero nunca conocí a tanta gente excelente como lo he hecho en la comunidad de Aikido. Y estoy muy orgulloso de ello. Y esa excelencia (calidad) realmente, es en sí misma una gran parte de la protección, ya sabéis. Así que, mi intención es siempre mantener «la calidad» que proporciona una protección natural, para este frágil, sensible y noble arte de Aikido.

Gracias.

FacebookTwitterGoogle+PinterestVKTumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *